lunes, 17 de julio de 2017

EL PARQUE DEL PAU 5, 2017 (I)



     Recientemente, en una conversación con personal del Ayuntamiento de Alicante, saqué a colación el parque del PAU 5, en la Avda. de las Naciones de la Playa de San Juan. Ante mis manifestaciones negativas, se extrañaron y me parece oportuno explicar la razón.

     Es un parque de buenas dimensiones que, si lo observamos como un cuadro impresionista, esto es, en la distancia, nos parecerá excelente, pero que, si nos aventuramos por sus caminos y vemos de cerca, advertiremos que su mantenimiento deja mucho que desear.

     Lo he recorrido hoy, en su totalidad. Nada hay que lo diferencie de su aspecto de otros años. Cada verano suelo recorrerlo y veo lo mismo. Calles en las que pavimento y hojarasca se mezclan sin solución de continuidad, zonas áridas en las que los árboles sobreviven por razones ignoradas, parterres de césped en los que unas partes están secas y otras no, arbustos medio secos, hojas sin recoger, hendiduras causadas años atrás por lluvias torrenciales que siguen sin cubrir y un largo etcétera. Aunque parezca imposible, hasta las adelfas se están muriendo.

     Casualmente he encontrado un vehículo de la empresa de mantenimiento y he preguntado al conductor por el número de personas que trabajan en el parque y me ha respondido que 3. Ante mi extrañeza ha confirmado:” es lo que tenemos contratado con el Ayuntamiento”.

     Ahora lo veo claro. Como ocurre con tantas otras obras municipales, se crean sin considerar que para que se conserven en buen estado es necesario un mantenimiento constante y adecuado. De lo contrario están condenadas a la precariedad y, finalmente, al abandono.








martes, 20 de junio de 2017

UNAS BUENAS VACACIONES





     El pasado mes de mayo un grupo de amigos hicimos un recorrido por diversas poblaciones de Cádiz, pudiendo apreciar a lo largo de todo el trayecto la amabilidad y buen hacer de sus gentes, dispuestas en todo momento a dar explicaciones e incluso acompañar en busca de la dirección perdida.

     Si esta parte del viaje fue satisfactoria, lo mejor estuvo en el alojamiento. Preferimos hacerlo en un lugar no demasiado turístico, para no sentir el agobio de muchos visitantes y, a la vez, cuya situación estratégica nos permitiera utilizarlo como base de partida.

     A tal fin elegimos la población de Conil de la Frontera(Cádiz) y en ella el Hotel Pradillo Conil, de tres estrellas, pero con instalaciones y servicios que quizá no se encuentren en establecimientos de categoría superior. No es un hotel grande , por lo que no hay masificación de clientes y está situado en las afueras de dicha población, pero a escasos diez minutos del centro, caminando. Una buena comunicación por la proximidad de carreteras asegura la facilidad en el traslado a otras poblaciones de la provincia.

     Dispone de amplios salones tanto para ver televisión o tomar una copa como para distraerse con la lectura. Una bien cuidada piscina y zona de aparcamiento dentro del recinto, completan las instalaciones.

     La atención del personal, desde recepcionistas a camareros o limpiadoras, es excelente. Las instalaciones en perfecto estado de revista, el desayuno buffet muy completo y bien atendido. En resumen, un lugar de descanso con una buena relación calidad/precio, totalmente recomendable para quien quiera disfrutar de los múltiples atractivos que ofrece la provincia de Cádiz.

     Dado que no es fácil encontrar hoy en día un establecimiento en que se reúnan tantos aspectos positivos, me parece adecuado hacerlo público, esperando que otros puedan disfrutar como lo hemos hecho nuestro grupo de amigos.

Datos de contacto
Hotel Pradillo Conil
Cra. Pradillo s/n
11140  Conil de la Frontera(Cádiz)
Tel 956 44 45 27   Fax 956 44 26 00

domingo, 11 de junio de 2017

A VUELTAS CON LA LIMPIEZA





     En nuestro insigne Ayuntamiento de Alicante, como responsable de que la ciudad se encuentre en estado de revista, no han calado suficientemente las reclamaciones que, tanto desde particulares como desde Asociaciones de Vecinos, se han cursado en orden tanto a que desaparezca la suciedad como a que se sancione a aquéllos individuos que, haciendo caso omiso no ya de las normas de urbanidad, sino de las que marca la higiene, no dudan en dejar sus desechos o los de sus mascotas, como “regalos envenenados” que perturban la convivencia.

     Si cierto es que buena parte de la suciedad tiene su origen en estas manifestaciones de poca urbanidad, no es menos que no parece haberse asumido que limpieza no es un concepto teórico, es una manifestación real de presencia de dicha suciedad.

     Desde el Ayuntamiento se puede alegar que quienes ensucian lo hacen aprovechando la ausencia de agentes de la autoridad, ausencia de la que la mayor parte de los ciudadanos somos conscientes y que pensamos que poco tiene que ver con el número de efectivos y mucho con una mala regulación de su actividad. 

     Pero, ¿qué ocurre con las suciedad que no se deriva de actitudes incívicas?. Los árboles dejan caer sus hojas, las malas hierbas crecen a su antojo, los imbornales se atascan…

     Cualquiera podría alegar que eso ocurre puntualmente o en zonas alejadas, de escaso tránsito , etc.

     Como dice el refrán “para muestra basta un botón”. Pues bien, ahí van tres botones que ilustran ese descuido de la limpieza.

     En una de las fotografías la mediana de la Avda. de las Naciones, en Playa de San Juan, en el tramo que discurre paralelo al parque del PAU 5, aparece totalmente cubierta de hierbas que en algunos casos alcanzan el metro de altura. El tramo medirá alrededor de un kilómetro. 

     Las otras dos fotografías corresponden a falsos imbornales en la calle Hermanos López de Osaba, muy transitada por ser acceso a un gran centro comercial y a la Escuela de Adultos Giner de los Ríos. En una de ellas la vegetación ya verdea.

     Como vale más una imagen que mil palabras no digo más