jueves, 19 de abril de 2018

SEÑAS DE IDENTIDAD




         Si hay algo en nuestra ciudad de Alicante que nos identifica, es el Castillo de Santa Bárbara. Está ligado de manera indisoluble a la historia y es un hito paisajístico de primera magnitud.

         Si hay algo que identifica a nuestros ciudadanos, es la apatía con que se trata todo aquello que no es personal (y aún esto, diría yo). Quizá sea por ese “menfotismo” típicamente alicantino.

         Si hay algo que identifica a nuestros políticos (y no me refiero “solo” a los de esta legislatura ni a los que gobiernan) es su desinterés por la ciudad, que ha ido cabalgando durante demasiado tiempo a galope de la piqueta, haciendo desaparecer buena parte de nuestra riqueza monumental.

         Pues bien, vuelvo al Castillo de Santa Bárbara. Y en este se reúnen la apatía de los ciudadanos y el desinterés de nuestros políticos.

         No hablo por hablar; cualquiera que decida encaminar sus pasos ya sea por la carretera de acceso, ya por sus caminos o veredas, se encontrará con todo esto (y más, seguramente, si es buen observador):

-        - Árboles y arbustos secos, los unos tumbados porque ni se sabe el tiempo que hace de su defunción, los otros todavía en pie, ¿hasta cuándo?
-        - Muretas rotas, algunas ni siquiera tienen cerca las piedras que las conformaron
-        - Piedras sueltas por doquier
-        - Caminos en estado calamitoso, sin ningún atisbo de conservación
-        - Fugas de agua en las escasas zonas donde hay riego
-        - Señalización inexistente o en mal estado, con textos ilegibles
-         -Pintadas y grafitis que no han respetado ni siquiera las viejas piedras de la fortaleza y que perduran ajenas al paso del tiempo.

Por si fuera poco, nos encontramos con vestigios de la utilización, durante la Guerra Civil, de la fortaleza, que están totalmente desprotegidos. Una placa no fácilmente localizable en un lateral, sin mayores explicaciones, vigila a buen número de grafitis grabados sobre las losas del pavimento, que carecen de toda protección y son pisadas por los visitantes. No sé si será una forma de interpretar la Memoria Histórica.

En fin, un cúmulo de circunstancias que califican por sí solas el abandono.

¿Algún día cambiarán las cosas?

viernes, 13 de abril de 2018

CIVILIZACIÓN




            Según se dice, una sociedad muestra su grado de civilización por el cuidado que presta a los animales. Seguramente así debe ser ahora, cuando se aplican a los que utilizamos en nuestra alimentación métodos de sacrificio presuntamente menos dolorosos que los de antaño, aunque temo que nadie ha consultado a estos seres para pedirles su opinión.
            En el edificio donde vivo, un nuevo inquilino ha decidido compartir su vida con un perro, no con los vecinos. Si su amor hacia el animal no parece tener mucha compatibilidad con sus esfuerzos por mantenerlo en condiciones de higiene, ésto, lógicamente, ha tenido sus consecuencias en forma de malos olores, suciedad, problemas de índole sanitaria, etc. que han afectado a la tranquila convivencia de otras épocas.
            Los vecinos, hartos de que las peticiones educadamente llevadas a cabo carecieran de la correspondiente respuesta del individuo en cuestión, procedimos a denunciar la situación en Sanidad y Maltrato Animal.
            Sorprendentemente, quienes se ocupan de la protección animal han acudido tres veces en el espacio de un mes a comprobar la situación del mismo, en tanto que nadie ha venido a preocuparse por los problemas que sufren los vecinos ante la falta de cuidado e higiene del perro.
            Uno no entiende, pese a su amor hacia los animales, que tenga preferencia la situación del animal (recordemos que es irracional) con referencia a las personas (recordemos que también son animales, aunque racionales) y llega a cuestionarse si eso de la “civilización” implica estos comportamientos.
            Resulta decepcionante para los ciudadanos que cumplen con sus obligaciones como tales, comprobar como son considerados como “de segunda” con relación, en este caso, con el perro aludido.
            Uno entiende, tras esta situación, el escaso interés de nuestras autoridades municipales en sancionar a quienes ya en la vía pública, ya en jardines o en las esquinas de los edificios, miran amorosamente a sus perros, mientras depositan sus excreciones en cualquier parte.
            Así tenemos una ciudad digna de quienes la gobiernan, pero no la merecida por tantos y tantos ciudadanos que no se ven atendidos por las malas prácticas de determinados propietarios de perros cuya idea de “cuidarlos” no trasciende más allá de proporcionarles la comida.
           
           

viernes, 30 de marzo de 2018

CUESTIÓN DE PÁJAROS


Los ciudadanos sin tendencia política e incluso quienes militaban en otros partidos, hemos asistido, durante años, al declive de la ciudad de Alicante en virtud de la inexistencia de gobierno, cuando no de un mal gobierno.

La llegada al Ayuntamiento de gentes de izquierda, cuyo largo período en la oposición hacía presagiar que algo de lo antiguo y malo habrían aprendido para incorporar lo bueno y nuevo ha demostrado, en el tiempo que vienen gobernando, que sus muchas protestas y promesas como opositores no han sido, salvo mínimas excepciones, otra cosa que “más de lo mismo” en su etapa de gobierno.

Quizá el “saborear” la estancia en despachos les ha hecho olvidar que los problemas suceden en la calle y no entre las cuatro paredes del Ayuntamiento. Quizá no se han enterado de que los ciudadanos, independientemente de nuestra filiación política o ausencia de ella, lo que queremos, sencilla y realmente, es GOBIERNO. Y eso significa que, a partir del momento en que accedieron a él, debieron arrinconar “sus” fantasías, “sus” personalidades, “sus” programas, "sus"... para atender “nuestras” necesidades.

Así que, tristemente, quizá tengamos que entonar, ante las ya cercanas elecciones, aquello de “volverán las oscuras golondrinas…” con la esperanza de que lo que venga sean estos simpáticos pajarillos y no aves carroñeras. 

Aún con el escaso margen de maniobra que da el tiempo que queda para las próximas elecciones, cualquier emprendedor sudaría la camiseta, esforzándose para cambiar el rumbo de la situación. Para eso solo haría falta voluntad. Bueno, también saber lo que se trae entre manos.

Me temo que ambas cosas no son fáciles…